Aquel 22 de septiembre en que creí morir

septiembre 21, 2008

De cómo a cierta edad, la vida nos compensa la falta de energía que nos produce la caída de nuestras hojas (nos vamos quedando cada vez más solos) es aún hoy, un misterio para mí. He releído todo lo que durante estos años había escrito en fechas como la de hoy: creo que las horas dedicadas a este blog han merecido la pena. Estoy en esa “serenidad” con la que algunos sustituyen la palabra felicidad; estoy serenamente saciado de cuanto podía desear en mi vocación de blogger antibloguero. Igual que vine a sabiendas que sería para quedarme, sabía perfectamente lo que nunca aceptaría ser.

Y es que, de porqué las metas marcadas cada 1 de enero (¿recuerdan ustedes las suyas?) no se han hecho realidad, pertenece más al mundo de la sensualidad y el que, por internet, a mí no se me puede enamorar. La utopía ahí queda, pero en nada desmerece que de ser un excluído social sin techo, sin familia, y sin esperanza de solución, en tres años la vida me ha rescatado, devuelto a quienes más quería, y yo he disfrutado -al contarlo- de cada una de las horas que junto a mi blog he pasado. Sin ustedes nada; sólo con ustedes fue posible; este infinito milagro se hizo realidad. Gracias, muchas gracias.

The Crossing, el juego

Vanessa Maers, Buterfly lovers

Anuncios

Por ti lo haría mil veces

agosto 1, 2008

Cuando Zequiria Ebrahimi (pastún) comienza a avergonzarse de que la gente se burle de la absoluta fidelidad que su amigo Ahmad Khan Mahmoodzadam (parwanar) le profesa, se reúne con él lejos de las miradas ajenas y trata de suscitar su enemistad. Le arroja un caqui que, al estallar sobre el pecho de su amigo, le mancha las ropas de rojo intenso.  Le insulta, le llama cobarde, le incita a que se defienda y le pague con la misma moneda arrojándole también un caqui…

El pequeño pawanar no deja de mirarle de frente mientras es afrentado y, por fin, toma un caqui del suelo y se lo restriega  a sí mismo por la cara: antes eso que hacérselo a su amigo.

A saber qué habría interpretado Occidente.

escuchaba la música de la web oficial de The Kite Runner. Olvidarse de trailers youtube porque no hacen justicia al sentido del film (ni mucho menos a esa obra de arte que es la BSO de Alberto Iglesias).

NB: la pobreza de links es intencionada: Google no ofrecía ni un sólo resultado para esos dos actores. Y es que los sentimientos no están posicionados, del mismo modo que en los libros de economía no existe la palabra “gracias”.


El lado oriental y occidental de un amor de verano

julio 30, 2008

Occidente siempre ha sido derrotado por el Oriente. El primero es inmaduro y frívolo, se detiene en el provecho inmediato y se ciega en lo aparatoso; el segundo atiende al detalle y calcula lo que puede acaecer en el futuro si la sola muestra más pequeña es tan maravillosa. En occidente se acostumbra a obsequiar una caja grande que al destaparla no tiene sino otra caja más pequeña y así hasta que en el fondo aparece la más pequeña de las cajas, en cuyo interior se halla el regalo de verdad. Cuando la gente “rompe” una relación amorosa suele reprochar que la persona amada no era lo que parecía en un principio.

Oriente se explica con aquella expedición de científicos que descubrió un feo  y pequeño polluelo desplumado de una especie jamás vista. Lo metieron en una jaula de su embarcación y se felicitaron por haber cazado una valiosa presa, tan fácil y tan vulnerable. Al rato apareció un ejemplar  de polluelo aún mayor: casi un metro de alto. A éste hubo que cazarlo “en serio”, y cuando finalmente lo tuvieron en la jaula pensaron: “Ya tenemos a la madre y su polluelo”. Pero después irrumpió en la selvática espesura un ejemplar aún mayor: ¡casi dos metros!. Aquí tuvieron que emplearse a fondo y no lograron enjaularlo sin sufrir bajas entre los expedicionarios. “Este debía ser el padre. Ahora tenemos a la familia de la nueva especie completa”. Fue lo último que dijeron antes de ser engullidos por dos gigantescos pajarracos (padre y madre) que acudieron al escuchar las llamadas de auxilio de sus polluelos.  Es el juego de las cajas, pero al revés. No es ninguna frase hecha que “lo esencial es invisible a los ojos”. Y más vale un zorro que una serpiente, como dejó escrito Antoine Jean-Baptiste Marie Roger de Saint-Exupéry.

Occidente es grosero en sus formas:”el tener”; oriente es suave cuando ineractúa “el ser”. Occidente emplea términos como “tengo -tantos- amigos”; oriente dice “seamos amigos”. Occidente se expresa invasivamente “Te quiero” (como un niño malcriado en una tienda que dijera: “quiero un tú”); oriente lo formula de otro modo: “tú eres la persona amada”. En palabras de Erich Fromm, el amor infantil dice “te amo porque te necesito”, mientras que el amor maduro afirma: “te necesito porque te amo”. Por eso cada vez que Oriente afirme: “Tu rostro es muy hermoso”, Occidente probablemente responderá: “Lo siento, no busco sexo”.

Oriente sugiere el disfrute del TODO a condición de dejar las cosas, de modo que el que venga detrás las encuentre tal y como las hallaste tú: intactas. Sea una montaña, una pradera, una senda, una casa, o… la capacidad de amor de la persona amada. Es por ello que Oriente inventó los iconos para contemplarlos; no necesito manosear el “Pantocrátor” para disfrutar de su visión. La fragancia de una rosa permite disfrutar su perfume sin necesidad de trocearla. El amor es como el famoso pájaro de la felicidad, por más fino que sea el hilo con que lo sujetas, y aún siendo un hilillo de oro de 24 kilates… no deja de ser una cadena para tu felicidad. En occidente “romper” un vinculo amoroso (casi nunca lo és, pero ahora no entraré en ello) conduce al pleito (no por casualidad se llama “sentencia de divorcio”), y se hunden los  “amantes” en un abismo más profundo que el Baikal. Oriente propone el comportamiento del sándalo: “El que ama borra cada noche las heridas y las ofensas del día, igual que la madera de sándalo cuando perfuma el hacha que la corta”. En Occidente sólo se ama a alguien por lo que es; en Oriente -además- , porque sólo la persona amada nos permite ser como somos.

Contemos las veces que en Occidente los padres miran al rostro de sus hij@s y les dicen: “Te quiero mucho”. Las veces que las hermanas les dicen esto mismo a sus hermanos. Y empezareis a entender.

escuchaba mientras: Cavatina


Viajar con tus hij@s. Las Rebajas son más que “diver”.

julio 10, 2008

Cuando las criaturas están en plena “turkey’s age” te permiten vivir experiencias tan emocionantes como acompañarlas a las rebajas. De ordinario lo de comprar ropa solemos planteárselo a los niños como un castigo divino, necesidades domésticas, o al grito aterrador de ¡La vuelta al cole!. Qué pocas veces llevamos a los niños a la tienda Levy Strauss de Alfafar, o de tiendas, para que jueguen a probarse ropa, combinarse piezas, o ponerse por un instante determinados trapos que nunca podrán llevar (altura,peso,precio,etc) pero que siempre que pasan por delante de un escaparate desearían verse vestidos con él.

 

“Si tuvierais que protagonizar una película de aventuras, ¿con qué ropa os gustaría aparecer en la pantalla?”. Mano de santo oiga: “¿y tú?”, me respondieron. La educación para la ciudadmanía no lo tiene en cuenta, pero la psicología evolutiva está para algo. L@s niñ@s necesitan un “tutor” al igual que las plantas, para que el tallo crezca en recto mientras es flexible; l@s niñ@s necesitan un modelo de referencia siquiera para poder rebelarse contra él. “¡Socorro!”, exclamé en Carrefour la noche anterior a preguntarles sobre su futuro de actrices, “¡están cerrando!”. Me dirigí a la carrera por el pasillo de tíos, les distribuí por tipo de ropa: “Búscame unos piratas para cuando me moje en el río, por favor!. ¿Tú podrías buscarme las dos camisetas más estrafalarias que veas?. Gracias”. En un santiamén me había puesto y quitado las seis combinaciones cromáticas posibles entre pantakas y camisetas. 10 minutos, no más. No sólo fueron ellas quienes me eligieron la ropa, es que además aprendieron que cuando un cacho trapo te enamora esa es una buena compra de rebajas. Jugar con la ropa, probarse cosas que te gustan y jamás comprarás. Por razones que ignoro en España a l@s niñ@s sus padres nunca les permiten tirarse al agua vestidos, si quiera una vez, si quiera en verano. No digamos coger una botella vacía de agua y llenándola de una fuente tirarsela por la cabeza para, a continuación, seguir visitando la ciudad, somos tan civilizados… Mis nietas se bañaron de pequeñas un domingo en la mismísima fuente del Heron City, y encima el que pisaba los circulitos era servidor. ¿Para qué coño están los veranos cuando eres pequeño?. Añádase a lo especial de la ropa seleccionada aquella noche, mis exageradas expresiones frente al espejo de los probadores tipo: “wapo estás para lo viejo que eres, macho” – “Essse johnyyy… ¡Sí señor!” – “¡Míralo al neneee, enseñando los calzones (cómo mola) con unos pantalones una talla de más para llevarlos estilo “tás cagao”. En apenas 10 minutos el tema estaba zanjado y salía al parking llevándome a casa la ropa que jamás usaré por la city pero que pienso desgastar esa mágica semana del viaje de aventuras y sorpresas. Mientras abría el coche para regresar a casa resonaba en mi cabeza las notas de “Forgettable tales“.

Al día siguiente, y durante todo el fin de semana pasado, estuve haciendo de “percha humana” mientras ellas se probaban trapos una y otra vez, aplazaban a ver otras cosas en las plantas superiores o en las otras tiendas vecinas. Eso de comprar en las rebajas la ropa que vas a usar en el viaje de vacaciones, le dio como un cariz mágico de quien se uniforma para ser feliz. Me han prometido ponerme un piercing de imán en la oreja. Y un tatoo de los que luego se borran con agua y jabón. “Como dices que allí no nos va a ver nadie conocido porque es como estar en la luna… puedes ir como el Porta. Por cierto, te hemos pillado: has dicho que te mojarás en un río. Osea que hay un río ¿vale?”. Pero dicho así, como quien sabe algo. Jajajaja


Viajar con tus hij@s. Anunciarselo: ¡Nos vamos de viaje!

julio 8, 2008

Los veranos de mi infancia ostentan el privilegio de estar alojados en el rincón más dulce y entrañable de mi memoria. Es por ello que a mí también me gusta regalar recuerdos a las criaturas más pequeñas (y hermosas) de mi familia. El lunes que viene nos vamos a un viaje sorpresa. El día de mañana es posible que el resto de las horas se borren, ¡el verano es tan largo para los niños!; pero las aventuras vividas junto a los compañeros de viaje, los “tesoros” descubiertos y sobretodo, las sorpresas inolvidables, quedarán impresas para siempre en el recuerdo que les quede sobre este verano.

La primera cosa que preparé con esmero, fue el lugar donde les iba a anunciar el viaje. A un niño una sorpresa así no se le desvela en el ascensor de casa o haciéndole “una perdida” al móvil. No, todo requiere sus ritos y el mío fue en el contexto de una comida “especial” para celebrar el inicio de su vacaciones escolares. De ese modo, desde el primer dia de sus vacaciones ya hubo un horizonte hacia el que dirigieron toda  su atención. “Humm… ¿sabeis qué?”, les dije mientras les pasaba la ensalada: “¡Nos vamos de viaje!”.

Y como todo viaje pensado “para” los niños, y cuyo único objetivo es regalarles un recuerdo que con ellos pueda envejecer, me tocó resistir heroicamente toda la artilleria de preguntas destinadas a desvelar antes del postre, el destino del viaje. A esa edad, nosotros también nos confundíamos pensando que era el lugar lo que nos hace felices y no, como hemos aprendido ahora que ya somos viejos, que es el hecho en sí de viajar. Al principio cada una de ellas juraba estar convencida de saber dónde iría. Pero tras descartar los lugares de los que siempre habían oído hablar sus amigas, y la serie de parques temáticos que nos amenazan, empezaron a intuir que había “algo gordo” esperando en ese viaje.

“¿Necesitaremos pasaporte?”. No. “Buah, entonces es dentro de España”. “¿Tenemos que llevar chaquetas para pasear por las noches?”. No. “¡Ostras, entonces este año no vamos a Andorra!”. “¿Es todo verde?, porque siempre dices que al año que viene quieres ir a Asturias y nunca hemos ido…”. No, de hecho he visto en algunas fotos que parece un auténtico desierto. “¿Es el desierto de Las Palmas?”. No, salimos del agujero, no es Catalunya, ni la Comunitat Valenciana, ni Andorra. “¿Cuánto se tarda en coche?”. No, ya no tengo edad para estar conduciendo tantas horas como cuando íbamos a Andorra. Este año vosotras vais a viajar en tren y yo a descansar desde el primer dia. Y empezó el revuelo de mapas, buscar en internet, intentar sonsacar alguna pista a los abuelos o preguntar a sus amigas (las chicas…ya saben, tienen eso de la intuición femenina). Todo con tal de encontrar un punto geográfico que guardara relación con desiertos, trenes, y largo recorrido. 

escuchaba mientras esto escribí: Beautiful Girls Niñas, niñas; mujeres al cabo ¿verdad? 🙂


Binary question: “1” or “0”

mayo 25, 2008

“El general DeGaulle reprochaba a Winston Churchill sus quejas económicas respecto a lo que costaría el desembarco de Normandía: “Ustedes los ingleses sólo hacen la guerra por dinero”. A lo que Winston Churchill respondió: “Y ustedes sólo buscan el honor; cada uno lucha por lo que no tiene”. ¿Por qué necesita ahora la Ojirris tu chalet, Núria?. Eso es lo único que necesitas saber.”, sentenció johny.  Germán no podía más: “Sólo es una cuestión filosófica, y te aseguro que puede esperar. El mundo se reduce a unos y ceros, sistema binario. ¿Hay oro?, eso es un “1”. El chalet de Núria vale tanto que la Ojirris, si fuera mujer sensata,  no dudaría ni un momento en comprárselo. Total, más grande será su tesoro. Núria se sale con la suya: vender el chalet que es lo que ahora le impiden. Una vez Núria venda el chalet que destroce lo que quiera, ya no nos importa, ya no estaremos para verlo. ¿No hay oro?, eso es un “0”. Esa tia no compra, pero Núria sí puede vender. Nadie ha explicado la relación entre el supuesto hallazgo de oro y que un ayuntamiento prohíba a Núria vender su chalet. ¿Me dejo algo?.”

Johny había mudado de rostro: “Te dejas… la vida en el empeño. La Ojirris estuvo más de diez años intentando separarme. Cuando me separé, las personas me decían: “Enhorabuena, al final te has salido con la tuya: te has separado cuando tú has querido abortando así el plan de la Ojirris”. ¿Sabes que les respondí?, “eso es precisamente lo que no está dispuesta a consentir. Y efectivamente, montó en cólera, se desató su ira, una de mis nietas me contó cómo la estamparon contra la pared mientras uno de sus hijos le apretaba el cuello amenazandola mientras la Ojirris miraba altiva el espectáculo. Era su estilo, estilo de Matronna de la mafia. Estaba furiosa, las cosas habían ocurrido al margen de su plan. Igual que me casé cuando me dió la gana (´nunca me lo perdonó), me separé cuando me salió de la entrepierna. Ella había urdido un plan, le había costado trazarlo diez años y alguien (yo), le había jodido su película. Y efectivamente, acto seguido vino a por Uve, a por mis nietas… aunque en realidad deseaba vengarse de mí. Me rescataron de la calle, y te aseguro muchacho que tarde o temprano regresará. Puede que de ahí proceda mi nihilismo vital y… mi impasibilidad. ¿Crees que esa tia podría venir y adueñarse de lo poco que ves, este piso, estas pobres pertenencias?. Pues crételo hijito: ella es… quien maneja los hilos de esa mafia. Mira Núria, éste es el documento del que te hablé antes:

“Now let me clarify my father is 70 and my mother is 66. and some day I want this house of all the things they own. My brother lives in my grandfather’s old house. And yes my grandfather is still alive but he is 93 and in a nursing home. Now my sister lives in my grandmother’s second house. I don’t call it my grandfathers. Though technically he is the owner because it was always referred to as my grandmother’s property that’s what I call it. Now my grandfather’s estate is controlled by my mother. And some day she will own them. And then from there my parents will one day divide the properties among their 3 children: my sister, my youngest brother and me. Now Mum is tryng change some thing about my uncle’s property: he is alcoholic, he thinks only in money, and Mum wants change this about a possible heritage. So I chose to live with them because it’s the house I want one day. Now I have studied native religions and have looked with in to find my animal guide and it was the cóndor that I found in me. So it’s loyalty lies with family and it’s close friends. When some one joins a pack regardless of the rank in the pack respect and loyalty are earned.”

La vivienda que Uve y yo estamos sosteniendo para que a mis nietas jamás les falte un techo el dia de mañana y ella lo “vende” como una maniobra para apropiarme de lo que Ojirris ha decidido en su fantasía que corresponde legalmente a sus cachorros. ¿Ves Germán?: no vale el “1” o “0” con la mafia, piensa en la ambición como variable en tus resultados o Núria y tú os ireis pronto al infierno. Si mañana la derrotas lo pagareis muy caro Germán. Y no me refiero sólo a Núria y a ti… estoy pensando en tus padres, en tu amigo Héctor, en los alumnos de Núria, en vuestras carreras.

ViTUS , el trailer.

ViTUS, la página oficial de la película


Habla johny: Bogoroditse Dyevo de Rakhmaninov

mayo 21, 2008

Das demasiada importancia al carácter altivo que a veces el individuo muestra en sus comportamientos. No siempre debemos pensar que nos encontramos ante una persona orgullosa, es porque la autoestima es un mecanismo muy primitivo de autodefensa. A más altanería, más desvelan su inseguridad, su herida siempre abierta, su debilidad es lo que desean ocultar al otro. ¿Te has fijado en ese “tic” que tiene al hablar, eso de repetir lo de “salir con la cabeza muy alta”?. De ahí lo de: “Pero para demostrarle que tengo más educación que ella le saludo cuando me la encuentro en la calle”. Es un argumento ilógico, absurdo, irracional; saludamos y nos devuelven el saludo y ello no implica que seamos “más que”. Pero ella siempre lo ha creído así y les ha inculcado ese modo de hablar que sólo revela lo que no posee, sus carencias.

“Pero para su fuero interno creen que les funciona”, respondió Núria mientras atacaba la mousse de ciruela en el interior del tronquito de chocolate.

Bah, ese bagaje de haberse criado en el conflicto como forma de relación, de forma que llegan a identificar familia con enfrentamiento; como aquello que nos enseñaban de Erich Fromm, lo de lasparejas que creen que por discutir mucho muestran que tienen más confianza. Sus escándalos… han sido señalados desde fuera como gente problemática; todo ello les lleva a crear una carta de presentación. Subliman su realidad transformándose en guardianes de la justicia, que sólo ellos creen poder impartir en verdad. Guardianes de la ley y el orden… pero siempre en lo ajeno. Antes de que surja el rechazo ya van preparando la justificación rastreando el ambiente como un scanner, buscando “indicios”, comportamientos “dudosos”, cualquier atisbo de conflicto, cualquier excusa en la que hacer hincapié para victimizarse: “Siempre nos rechazaron, nunca me aprobaron, siempre me excluyeron”. Y a partir de ahí reaccionan virulentamente como una manda herida, histérica, como una mafia buscando Vendeta.

Son una mafia que siempre han intentado interpretar las situaciones con presupuestos maquiavélicos, y se obcecan en encontrar o fabricar “pruebas” que confirmen su eterna sospecha: “Soy víctima de su injusticia”. De alguna forma buscan inconscientemente el rechazo. ¿Cómo?: subrallando todo cuanto no les agrada del otro lo que demuestra que han de fabricar un enemigo. No creas, las personas problemáticas cuando encuentran un  enemigo común frente al que luchar liberan mucha dopamina lo que les calma, creándoles la ilusión de que ya están ¡por fín!, todos unidos, que ya son una familia. Fíjate los dos polos que te presento: el rechazo (que las dos partes sufrieron en su infancia) y el ansia de sentirse “familia”: justo lo que saben que en realidad no son.

Ese comportamiento enrevesado no produce sino más sensación de lo que de antemano sabían: no tienen sitio en la vida de esa persona a la que persiguen por haberles rechazado. Pero inconscientemente, acosandola, llendo a por ella, llenan sus días contigo, ocupan sus conversaciones contigo. Sólo les falta lo que tú NO debes darles bajo ningún concepto ahora que estás con Germán: la forma de obligarte a que cuentes con ellos aunque sea para enfrentarte. ¡Por dios! ¿No lo ves Núria?, quieren que por narices tengas que contar con ellos, para bien o para mal, pero no soportan verse al margen de tu vida. Y menos si, como ahora con Germán, las cosas te estan empezando a ir fenomenal. Vamos que lo suyo es el sindicalismo familiar ja ja ja.

Bogoroditse Dyevo Raduisya. Opus 37 de Rakhmaninov . Descubierto gracias al blog de Vara-Marie Drezhlo, Art & Faith.

Preciosa y única, la versión “a capella” de Jaimina Johnston – Bogoroditse dievo