No hay nada

Ensimismada, se sobresaltó cuando escuchó una voz que provenía del salón: “¿Por qué las mujeres tardais tanto?”. Ella detuvo la mano que aplicaba la crema sobre su pierna y en esa postura, miró escudriñadora en dirección a la puerta de su habitación: “¡Porque los hombres sois impacientes!”. Fuera, en el salón, él rió abiertamente. Dijo mirando a la pantalla mientras anulaba la voz del televisor: “La lentitud no es paciencia (hizo un breve pausa), y ser diligente no es temeridad”. Ahora las risas provenían de la alcoba: “¡No vale, eso te lo enseñé yo!”. Echó la cabeza hacia atrás apoyándola en el sofá; fijó sus ojos en el techo con un gesto que no disimulaba un ápice su felicidad. Sin dejar la postura en la que estaba, giró el rostro en dirección a la habitación apoyando su mejilla derecha sobre el sofá: “Podíamos quedarnos a cenar” dijo en voz alta. Los ojos, muy abiertos, se movían de izquierda a derecha expectante ante la respuesta; del reloj sobre la chimenea a la habitación de ella. Contenía la respiración.

Dentro, desnuda en el centro de la cama, ella flexionó las piernas, se abrazó a ellas y apoyó el mentón sobre las rodillas. Fijó su mirada en el gracioso movimiento de sus dedos gordos: “No hay nada” exclamó. Él no lanzó un concepto, lanzó una bala: “Como entre nosotros ¿no?”. No hubo respuesta. Se produjo un silencio prolongado, vía muerta. Finalmente, ella le respondió: “Puedes comprobar la despensa”. Se levantó de un brinco del sofá, y de una sola zancada alcanzó la puerta del dormitorio. Golpeó con sus nudillos cuatro veces en la puerta.
“¡Socorro!. ¡Ni se te ocurra!” gritó ella al tiempo que, divertida, se cubrió los senos con sus manos y acercó hacia sí la sábana por si la puerta se abría.
Pero para entonces, el muchacho ya estaba en la cocina abriendo y cerrando los armarios compulsivamente, mientras una mezcla de risas, excitación y entusiasmo se apoderaba de él.

escriba en blanco, no le denunciarán

Anuncios

5 Responses to No hay nada

  1. Puffo dice:

    Menuda bala…

    Bello.

    Un abrazo… quizá…

  2. johnymepeino dice:

    !¡Puffo!! , reconocería ese modo de hablar así pasaran mil años. ¿Dónde estás ahora? 😀 Te he echado mucho de menos O_o

    Borde, nada es lo que parece, la semana que viene empezarán a pasar las cosas 😉

  3. casshern25 dice:

    jajaja la semana que viene se joderá todo no Johny?

  4. johnymepeino dice:

    Digamos que será entonces cuando la gran máquina eche a andar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: