AlexRchies ¿Libres?

Hace ya bastantes años, un día de diario cualquiera, tuve un debate interesante con mi profesor de filosofía acerca de la libertad. Básicamente, lejos de cualquier otra conclusión, aquel debate me enseñó que existen muchas formas de analizar y comprender una misma situación, un sentimiento o una palabra.

Parece muy obvio lo que estoy contando pero quizá nos sorprendería mucho más si hiciéramos algunas preguntas a nuestro alrededor. ¿Eres libre?¿Eres feliz? Algo tan básico y tan esencial para todos nosotros como es la felicidad y la libertad y tardaríamos años en ponernos de acuerdo para dar con una definición común, con un mismo punto de vista.

Los occidentales, en general, nos consideramos seres libres. Libres ¿de qué? Pues, básicamente, libres de elegir nuestro camino, algo tan complejo e infravalorado que gran parte de la población descubre tras años de engaño que nunca ha trabajado en lo que quería, que su orientación sexual no es la que pensaba, o que la persona con la que comparte su lecho no es tan perfecta como pensaba. ¿Qué porcentaje de la población ha sufrido una mala elección en estos ámbitos (y muchos otros)?

Es obvio, entonces, que algo va mal. Y lo que va mal es que somos incapaces de desengancharnos del sistema que nos rodea desde que nacemos. Un sistema que nos marca un camino desde muy pequeños, inconscientemente fraguado por amigos, familiares y sociedad en general.

Nuestro camino prefijado consiste en educación primaria, secundaria, estudios superiores, trabajo basura, trabajo un poco menos basura, trabajo decente, trabajo normal y a partir de aquí depende de lo bueno que seas o de lo que te guste pringar.

Depende de en que punto nos quedemos en este viaje la sociedad nos tilda de escoria, fracaso, mala vida, del montón, tío respetable, hombre de éxito, etc… Pero muchos olvidan que existe una alternativa, que la vida no se acaba cuando nos salimos del esquema (aunque hace falta una cantidad increíble de valor y seguridad en uno mismo para conseguirlo).

Podemos dedicarnos a trabajar en algo sencillo, relajado, con los ingresos suficientes para vivir y mucho tiempo libre para disfrutar. Lejos de los ascensos, la competencia, los plazos imposibles, las noches de trabajo, el estrés.

Contestad a esto ¿cuántos de vosotros, alguna vez, os acostáis en la cama pensando que se os ha ido otra semana u otro mes, sin daros cuenta?¿Cuántos decís “hala, pero si ya estamos a fin de mes”?¿Os dais cuenta de que perder una semana de vida sin darnos cuenta, sin recordar nada memorable o agradable que hayamos hecho, es una tragedia? A mi me pasa a menudo (como a casi todos, supongo). No me siento libre, ni especialmente feliz (aunque infeliz tampoco), ni hago lo que me gusta, ni me siento valorado, ni creo que esté aprovechando mi vida, ni creo que haga nada especialmente valioso como para que mi marca quede a través del tiempo. ¿Tiene algún sentido?

Alex R Chies escribió este artículo para Unforgettable Solitude el 11/7/2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: