Esquelas 6

Fué una puta casualidad. De buena mañana había recibido una llamada de la madre del nuevo reportero y la verdad, aquello no era un colegio y el momento el menos indicado. Intuyó lo que ya sabía, que aquel impertinente joven era un solitario y ahora se preguntaba quién coño le habría contratado. No le dio más importancia. Se encaminó hacia la redacción indignado con la reunión de urgencia que habían planteado los redactores jefe, la huelga que le habían anunciado los sindicatos, y los joputillas de la distribuidora exigiendo el pago de atrasos. La facción de los yuppies se frotaban las manos, estaba claro que aquella mañana iban a forzarle a dimitir. ¡Aprovechando una tragedia que había costado la vida a tantas personas en Madrid!. La sangre de la clase obrera se explota hasta cuando aún está caliente sobre las aceras.

Y es que durante el minuto de silencio a la puerta de las oficinas, el joven reportero agachó la cabeza para disimular la emoción y… allí estaba, muy próxima a la puntera de sus deportivas… una gota de sangre. De ayer, de alguna de las víctimas, y el joven, definitivamente, se derrumbó. Nuestro viejo y gordo hombre sin entender lo que ocurría, le enganchó del brazo y se lo llevó todo lo aprisa que su obesidad le permitía, hasta el callejón de la esquina, y ya cerca de unas escaleras de apenas tres peldaños le soltó el brazo invitándole a sentarse.
Al cabo de un rato en que el chaval no paraba de llorar sin quitar la vista de aquella gota de sangre, se animó a contarle algo, algo que aquel chaval ignoraba que fuera a salir de lo más profundo de su corazón:

Se debería poder postear lo que supone para un pobre periodista, el drama de una pérdida -siempre acecha esa posibilidad- más si se trata de la pérdida de un amor incondicional. El propio padre, la madre, un hermano, una hija aún bebé, novia, primos… ¿Qué ante la pérdida?, ¿qué?”, cuando en realidad la vida es constante pérdida. Se puede decir la gilipollez esa de “no pasa naaada, la muerte es algo natural”. ¡Una puta mierda! – interrumpió el joven reportero sin dejar de llorar-. Efectivamente porque en el “mientras tanto llega” hay sólo dolor, la vida es eminentemente sufrimiento. Si te pilla amando, eso que te ganas, si nó, acabarás comprando por amazon para tapar el vacío existencial que salvo el amor, nada lo llena.

Lo único real que conocemos: la soledad, nuestra propia isla desierta. Nada idílico ¿verdad?, en cambio la gente tiene ensoñaciones y te preguntan con voz de putita “¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?”. Te aseguro que dentro de mi cuerpo me siento aún más solo, quizá únicamente cuando encontremos un amor incondicional, podremos sentirnos menos solos hasta dentro de nuestro propio cuerpo. Aquello que consideramos soledad, en realidad es falta de amor, si te sientes querido por alguien te importa una mierda viajar o estar solo. Y al revés, si a pesar de la comodidad de estar sin deberes para con nadie, se aspira al amor asumiendo el sufrimiento que nos pueda provocar, prefiriendo la in-comodidad con todas sus consecuencias, deja de ser tan soledad. Cuando uno y otro piensan en el bien del otro, dejan de estar solos. Se diría que la soledad es menos soledad cuando las horas las dedicas a desear a los demás el amor. En definitiva, cuando lo que importa es el más del otro y no el de uno.

No te convenzo, ¿verdad?. El joven, que aún seguía mirando sus zapatillas negó con la cabeza, alzó la vista y clavo su mirada en la de nuestro gordo hombre: “pero te agradezco que lo estés intentando”. Si anoche te hubieras desahogado con tu madre, ella te lo habría explicado mucho mejor. A fin de cuentas ni tan siquiera somos amigos, en tu casa siempre te enderán mejor.
El joven no paraba de llorar… por fín.

Esquelas es una idea original de Toni

, , ,

5 respuestas a Esquelas 6

  1. Casshern25 dice:

    no, no tengo twitter.

  2. LUIS AMÉZAGA dice:

    La soledad es lo único que no se pierde. Cada uno la rellena como puede.

  3. Absolute Bourdieu dice:

    Siguiendo en la línea del comentario anterior… nosotros somos la única persona a la que tenemos que aguantar el resto de nuestra vida. El resto siempre me han parecido dulces, dulcísimas patrañas, en las que a todos, sin excepción, nos encanta caer. A mí, el primero.

  4. iralow dice:

    …creo que dices lo que muchos pensamos, y pocos se atreven a gritar…y si el amor está en el aire, no entiendo por qué coño buscamos excusas para no respirar…yo me voy a intoxicar de tomar aire tan profundamente, y es una borrachera cojonuda, de las mejores, y allá quien quiera ponerse morado de aguantar la respiración…

    mil besotes oxigenados

  5. Johnymepeino dice:

    Asias🙂

    Y enhorabuena porque, lo que es a mí… esnifo el vacío.

    Aprovecha tú que puedes Iralow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: