Intento de homicidio. Anoche fui testigo.

Anoche a mi vecina su expareja la intentó matar en dos ocasiones, la primera llamé a la policía nacional (que les den ¬¬); la segunda me las hube de ver a solas con el “presunto” asesino. Llevo todo el día comiendo turrón de xixona y helado, del ataque de ansiedad que llevo encima. Salió del ascensor directo al cuello de la mujer, y es aquello que te planteas: “Mira viejo, si te metes es lo último que harás en esta vida”. Pero me agobiaba la sola idea de pasar el resto de mis dias, culpandome por haberla visto matar delante de mis narices y no haber hecho nada. Era absurdo, mi saco de pellejos contra un fibrao latino. De modo que retrocedí un poco y me lancé (total para nada, sabes…) sobre el novio, que la estaba ahogando contra la pared del rellano. Os aviso: en la vida real no pasa como en las películas. Al tío le bastó estirar el brazo y frenarme con su mano izquierda abierta, para que mi cascada caja torácica se colapsara. Bi-pito: en el rellano de la escalera. Tri-pito: las dos de la madrugada. ¿Tú has salido a ayudarnos?, pues lo mismo mis respetables vecinos.

Gritaban amenazándose mutuamente con la muerte, como invocándola. Bajo un síndrome de abstinencia de heroína, el novio alternaba estados de serenidad en los que me explicaba al detalle sus razones para matarla y cómo él había descubierto que su propia vida no tuvo nunca sentido, con momentos de ira en que llegué a conocer cómo es la mirada de alguien que desea verse convertido en asesino. Intentas penetrar en sus ojos por ver qué satánico espíritu se esconde tras esa mirada en realidad risueña, como satisfecha de haber encontrado por fín, dentro de sí mismo, una certeza, una ensoberbecida fe Nietzschiana en sí mismo, la seguridad perdida por los acontecimientos de la vida. Cuando miraba a la chica de reojo me impresionaba su voz: ¿Cuáles serían sus últimas palabras al morir?. Lo que hace el miedo ¿verdad?. Por el tema de la droga, el chaval me recordaba los últimos días de mi primo Javi y de verdad que -a pesar del miedo- le comprendía o (direis) justificaba. Pero no atinaba a dar con la forma de librarme de su mano (qué animal era) y menos aún de cuál sería mi reacción si milagrosamente me veía liberado. ¿Esconderme en mi casa?. ¿Asomarme al hueco de la escalera a llamarles joputas?. Sí claro, a los vecinos, porque aún con los gritos y todo, oía perfectamente el fru-frú de sus ropas y las zapatillas arrastradas sobre el suelo.

El indivíduo empezó a golpear con su frente mi hombro, el de su novia, y finalmente dándose cabezazos contra la pared. Llevo toda la mañana poniéndome Voltarén, ¡Qué animal!. Le dije que quería ayudarle, que yo no era mejor que él, que necesitaba cuanto antes meterse el caballo y que una vez estuviera sosegado ya podría tomar la decisión de si la mataba o no. Le sorprendió que diera por hecho su estado y sospecho que más aún que le recomendara su dosis. Milagro tíos: la soltó. Se sentó en el primer peldaño y a ella la mandé meterse en su casa (la gilipollas aún tenía ganas de pelea. Anda que también…). Yo estaba descompuesto, de los nervios y físicamente. Joder macho, que te matan como a un perro y la peña pues mira… como si estuviera viendo un serial en Antena3, pero en la escalera de su casa.

El resto es muy largo. Pero como oirme hablar tumba al más pintado, a las cinco y media me he librado de su presencia, y al rato he podido “echar” la llave del portal. Ya digo: llevo horas compensándome afectivamente a base de turrón y helados de Xixona, deglutiendo como un cerdo. Yo también necesito tranquilizarme no creais, porque a la Policía Nacional les he mandado de buena mañana a tomar por donde amargan los pepinos. ¡A las 8 me despiertan porque les han llamado unos vecinos!. Osea de verdad, muchas gracias, un detalle por su parte, ¿Vale?. A las 8 de la mañana. Ríete de correcaminos. ¿Para qué han llamado, para certificar si estaba muerto o es que me había dejado el eqipo de música encendido?. Requiem toda la mañana, que no se me va el cague de encima, amigos. Y los Zeta diciendo que mientras no salga el juicio por malos tratos el maqueto de la vecina es un ciudadano con los mismos derechos que yo. Enseguida he saltado: “Hasta que la mate”. Y dicen que no, que en ese caso el individuo pasaría a disposición judicial. ¡Ah vale!, un consuelo vivir en España, como de costumbre. Pero vale, vuestros políticos lo han legislado así y allá vosotros que les votais y encima os partís la cara entre vosotros por defenderlos. Pero ¿Y lo mío?, ¿Ahora yo, qué?. ¿Qué hago cuando baje por las mañanas a por el pan como hacía antes, y me encuentre con un vecino?. ¿Le llamo asesino?.

Y por favor, hoy absteneos de pensar en voz alta si soy un literato famoso escribiendo una novela de ficción. Anoche ya tuve bastante Kafka. Lo siento.

, , , ,

Anuncios

8 Responses to Intento de homicidio. Anoche fui testigo.

  1. acwo dice:

    Nice blog, I like it 🙂
    Keep it up.
    acwo
    http://tytka.blogspot.com

  2. Johnymepeino dice:

    Anda, ahora resulta que los norteamericones también participan en el concurso ese. Er… “¡Japi Kishna – Krishna Hare, ma beibi1”. (se dice así ¿no?) 😀

  3. Fennec dice:

    al lado de lo tuyo mi experiencia con huracanes parece un cuento de hadas.
    Realmente no se si tendria valor, tengo unas reacciones muy raras, en unos casos soy muy cobardica y en otros sufro un ataque de adrenalina y me pongo muy bruto.
    Animo

  4. Una mujer desesperada dice:

    menuda historia, johnny. estoy haciendo un reportaje de una chica a la que mató su novio hace unos días y sentía muy cercana la historia. cuánta violencia, joder. y para qué, me pregunto.

  5. Johnymepeino dice:

    Fennec puedes estar seguro que a los dos nos pasa lo mismo. Las arañas y las orugas (por minúsculas que sean)me hacen perder la virilidad. Siento que me metí en la refriega de pura histeria.
    ¿Luchas con los huacanes?: ¡Eres mi héreo! 😉

    Mujer desesperada: Violencia cómplice. A diario vemos las desgarradoras imágenes del hambre o la guerra y aquí estamos tú y yo… escribiendo blogs. Un biko. 😉

  6. Casshern25 dice:

    Aunque a uno le entra el tembleque después de hacer cosas como esa, prerfiero que me entre el tembleque y maldecir mi suerte que no tener ni un apice de dignidad, honor y humanidad. Bien hecho querido Johnymepeino

  7. EnLaOscuridadDeLaNoche dice:

    Me descubro ante ti.
    Ójala todo el mundo actuase como tú, pero sobre todo ójala nadie tuviera que hacerlo…

  8. alexrchies dice:

    Ummm, nadie, creo, sabe como va a reaccionar en un momento así. A veces creemos que seremos los héroes y otras los cobardes pero, cuándo llega el momento, es el instinto el que actúa.

    Hiciste lo que debías (haga lo que haga la policía) y yo espero tener el valor de hacer lo mismo si se dan las circunstancias por la sencilla razón de que, si le sucediese, por ejemplo, a mi hermana, me gustaría que estuviese allí alguien como tú para poder defenderla.

    Si todos lo hiciésemos, no veríamos tantas noticias de ese estilo todas las semanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: