Tus petits capritx du boulanger

Pero ¿qué te parece si arranco los días del calendario para que mañana, cuando despiertes, sea junto a mi, mientras te doy los buenos días acariciándote el pelo, y te explico que he parado el tiempo para que no te marches?… ¿Qué me dirías si te dijera que hago trampas con los relojes para que den dos vueltas donde antes daban una, sólo porque necesito abrazarte y que me abraces hasta que nos queme el cuerpo o se nos rompa la piel de tanto rozarnos? ¿Qué pasaría si mañana le arrancara la base al número 2 y me lo pusiera en los pies como si fuera un monopatín, para ir a buscarte al cielo de tus ojos, y robarte de tu mundo hasta que la policía descubriera quién ha robado el sol del cielo?… Llévame contigo otra noche más… en ese papel que guardas y doblas en tu bolsillo… Llévame otra vez contigo. Dime, ¿Qué me dirías?.

Pues te diria que ese texto lo has copiado porque una tía tan insensible como tú que se burla de que saque por la impresora sus cartas y me las lleve al Garbí a leerlas no puede escribir así de bien. Además te recuerdo nena que lo tuyo son las nóminas, no el blog. ¿Es verdad que en tu casa de Torrejón de Ardoz tienes una escalera de madera que asemeja la del Titanic?. Veras, es que… si yo te veo bajando las escaleras en pijama… no llegas al último peldaño. (y mira que tiene que ser difícil hacerlo en una escalera. Digo tiene, porque yo nunca lo he hecho ahí). Bajarás a la cocina a buscarme, dices, y eso me deja traspuesto: ¿Vives en la típica casa de las pelis navideñas de televisión?. Joder Emi, déjame que haga de Sra. Doubtfire o Motero Pizzero. Yo te hago la comida o te llevo la pizza a la cocina, porque verte bajar las escaleras en pijama haría que se me cayeran los gayumbos . ¿No tienes camisón?.

Madre mía!!!, madre mía!!!, qué pajas mentales te haces!!. Vamos a ver… pero tu te crees que soy “la Preysler”… si, claro!!!… en mi casa hay reuniones sociales en las que “Bautista”, mi mayordomo y chofer, saca una bandeja de bombones ferrero-rocher mientras mis invitados me dicen lo elegante que es mi vestido. Emi querida, pues sepas que en Flickr hay un grupo que se titula “Vestir bien”, por si te interesa… Emi, ya no quiero un puesto de trabajo en tu compañía. ¿Qué coño hago en Portugal o Tenerife si conmigo no estás tú?. Pues lo mismo que en Valencia: lamer mis heridas. Pero por Dios Santo!!!, ¿qué heridas tienes que lamerte?, ¿qué daño te he podido hacer yo?… al contrario, si me pareces un madurito interesante, jamás podría hacerte ningún daño intencionadamente!!!. Por favor, dime seriamente en qué te he herido?. Verás Emi, siempre me ha jodido que tengas ese caracter tan tuyo, que creas en los horóscopos (anda que hay que ser tonta), que sigas creyendo que por haber nacido en el mismo mes soy exactamente igual que tu. Yo nunca me he puesto a cuatro patas bajo la mesa del ingeniero jefe a practicar francés para que me diera dos tardes, osea, 300 euros. También me jode ser testigo de la Emi íntima: la responsable administrativa de Diputación de Valencia, azafata de Iberia, encargada de nóminas o cuantas más profesiones te inventes. ¡Ah sí!, estudiante de psicología, sociología y alemán. Me jode la Emi seria, la trabajadora, la Emi que nunca tiene tiempo para mi.

Me encanta que cuando me harto de tí y de tu vida, en una de tus corridas entre la cocina, los invitados de tu casa y el comedor, apostado como estoy en la pared junto al teléfono, te cojo del brazo y me dices “Ah hola, prometo qe enseguida vuelvo a estar contigo, ten paciencia” , y yo te digo: “Emi ya estoy harto de esto, esto se ha acabado. Me largo”. Y mi amiga EMI grita por encima de las cabezas de otros: “Cuidado con las empanadillas, ahora vengo; teneis le petit capritx du boulanger en las mesitas auxiliares”. Y con cara de perro me sacas de la mano al jardín, en un día plomizo y nublado. Aprovecho para encender un pitillo apostado sobre un abedul de tu jardín y apuro las caladas en silencio. Y empiezas a montar una de las de “Carmen la de Mairena” que siempre suelen acabar viniendo a decir que soy cruel, egoista e injusto contigo. Que “Jolín, ya estamos,como siempre… ” etc. Sueltas unas lagrimitas de cocodrilo que provocan que a mí se me caiga el pitillo de la boca te abrazo por la espalda, te beso el hombro y siempre sale alguien a llamarte y allá que te vas de nuevo: inmersión en la refriega de invitados, el alma mater de la fiesta. Y yo me enciendo otro pitillo mirando al fondo las luces de la gran ciudad sabiendo que esa noche cuando trate de montarte me dirás que estás agotada de la fiesta, y que comprenda que mañana tienes que madrugar para ir a trabajar. Y yo me echaré a un lado en la cama pensando en cascarme una paja y al día siguiente regresaré decepcionado de Madrid.

Joder… no se cómo puedes escribir tan bien. ¡Coño, incluso unos reproches!, cómo los describes. Suenan a escritor de los que enganchan. No se de donde has sacado esa historia de la cena en el patio de mi casa, ni como has podido plasmarla tan genialmente. Y que conste que no es peloteo.

Mira, con estos rayos de sol que se cuelan por la ventana de mi despacho, creo que he logrado entender todo lo que me llevas tratando de decir. Perdóname por lo “ceporra” que soy. Sé que te gustaría que tu fueras, para mi, mi único mundo. Que mi único deseo fuese estar contigo y que, utilizando tu expresión (me ha encantado, por cierto) llegara la noche y estuviera como loca deseando que “me montases, que yo fuera tu jaca”. Creeme que posiblemente si el mundo fuera distinto, posiblemente sería así. Pero vivimos en un mundo con responsabilidades (siento ser la “ Emi íntima”, pero así soy), en el que el trabajo, la familia, los amigos son parte indivisible de nuestra vida. Pero tienes razón en una cosa… he tenido la sensibilidad de la gallina caponata… y no he sabido ver lo que me decías. Se que las palabras no consuelan. Pero por favor, creeme cuando te digo que quiero conocerte, no puedo demostrártelo ahora más que con palabras. Creeme que te digo que me encantará comer un sandwich contigo de pie en una cocina, y no en un restaurante. Creeme, por favor, aquí sigo, cada día… De todos modos, para tu tranquilidad, te diré que jamás haría una fiesta en casa si te tuviera esperando. Jamás te dejaría sólo si me abrazases por la espalda y me besaras en el hombro… Si, ya se, esto a ti te vale de poco… pero por favor, creeme. De todos modos, antes de despedirme, y esperando que tu vida en Valencia no sea tan melacólica como parece, te diré que la escena del pijama y montármelo en una escalera no es tan difícil de realizar… De todos modos, ese morbillo de “no llegas al último peldaño” me ha gustado… ¡¡pero cómo puedes creer que lo que te cuento y lo que te digo son falsas promesas!!.

Psá, pues mira, que son las 6:14 de la mañana y creo que voy a desinstalar el messenger y voy a olvidarme de ti. No he conseguido ligarte, pero me ha gustado lo que hoy he escrito. Por cierto, ahora qué hago, ¿me acuesto o me pongo el desayuno?.

, , , ,

9 respuestas a Tus petits capritx du boulanger

  1. Persio dice:

    ponte el desayuno hombre y eolvida el msm, a disfrutar de la calle, aunque hoy en madrid el día apesta, jua!
    saludos y mi voto de hoy!

  2. Landahlauts dice:

    Desayuno, sin duda.
    Y más escuchando a Chopin. Te habría servido para pensar… que nunca viene mal.

    Saludos…

  3. LUIS AMÉZAGA dice:

    Qué malo es el insomnio con el meseenger a mano y una pluma enamoradiza😉

  4. Dammy dice:

    Pues siempre estás a tiempo de desinstalarte el messenger y seguir escribiendo fantásticos textos como este, aunque quien sabe, a lo mejor con el messenger también podría escaparse parte de esa inspiración que tienes al escribir.

    Un blogabrazo.

  5. conejín dice:

    Estas enganchao al msn, pero no pasa ná, yo creo que gracias a eso escribes así….jejejeje
    Saludos y click.

  6. KATSUMOTO & KOYUKI dice:

    Como en anteriores (que no siempre; jejejeje) este texto me ha encantado.

    Sobre todo porque en algunos trozos, excepto cuando usas un lenguaje directo-coloquial (que no digo que no tenga su gracia), me recuerdas a un escritor de uno de mis libros favoritos:
    Gonzalo Torrente Ballester y “Filomeno, a mi pesar”

    Saludos,

    K&K.

  7. carlos martinez dice:

    Como yo me levanto a esas horas opino que hay que desayunar. Lo de pasar las 4, 5 y 6 de la madrugada en vela es muy fuerte, sobre todo si planean dudas. Para eso se inventó lo de consultar con la almohada. Felices sueños

  8. mireias32 dice:

    La vida también está ahí fuera, aprovéchala.
    Besos y demás
    Lady Bourbon

  9. yunzapito dice:

    Confusión, ¿ realidad o ficción ? Si es cierto, aunque sólo sea una parte, no viene mal desintoxicarse de vez en cuando de cualquier medio telemático, ya sea el msn, el yahoo messenger, o cualquier página de contactos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: