Miss PowerPoint

Hoy es martes y trece. Como parece ser que a falta de religión buena es la superchería ¿no?, es el dia indicado para evocar el desamor. No pasé de 4º de bachiller, mi madre hacía ya algunos años que había muerto, trabajaba por las mañanas en un bar del barrio y tres tardes a la semana acudía a la academia. Me preparaba para examinarme por libre, un año más, de las matemáticas de 4º, esas que nunca aprendí. Los viernes llegaba a casa a las 9 de la noche. Ver a mi amigo Alberto cenando en casa era señal que “lo suyo con Mariví no da más de sí”. Llevaba tres novias en seis meses. Sólo venía a pasar los fines de semana a casa cuando rompía con la novia de turno. Entonces “descubría” que como los amigos no hay nada, que hasta que no fuera mayor de edad (21 años en la época) no iba a plantearse nada con ninguna tía. Y por supuesto, que yo era un amigo muy especial. El tema es que todas y todos sólo se acordaban de mí cuando rompían con sus respectivos/as, pero en fín… ser el mejor amigo o que te digan que “sabes que para mi tú eres un amigo muy especial” tiene esas desventajas jajaja.
Cansado de toda la semana currando en un bar, academia por las tardes, el sábado de amo de casa que me esperaba con mis dos hermanas y mi hermano el mediano… me dejé caer en el taburete de la cocina, con el vaso de Cola-Cao y el bote de galletas que, por cierto, era también de Cola-Cao. (en aquella época reciclábamos esas cosas y otras más)

De cuando en cuando me preguntaba para disimular su monólogo. Resultaba asombroso, donde un mes antes había visto la mejor novia que había tenido jamás, ahora llevaba dos horas enumerando los defectos y cosas malas que es que a la pobre parecía que no le quedaba bien ni el nombre: Mariví. El sábado por la mañana yo ponía lavadoras, aseaba un poco la casa, hacía la comida. Por la tarde plancha. Domingo por la mañana baños de mis hermanas hasta que se iban a Misa y empezaba servidor a descansar. Pero daba lo mismo, Alberto, Ricardo, Miguelón no reparaban en detalles con sus “ex” aunque eso sí, me echaban una mano :D. Pero para esas ocasiones prefería a Salva, al menos… alguien que creía en el amor: era un sentimental, todo el fin de semana llorando a moco tendido, una víctima de verdad. Él las seguía amando tres horas después de haber acabado el partido. Su llanto por las mujeres amadas posibilitaba mi entrada en la conversación. Jo qué tío, qué bien amaba: le costaba un huevo olvidarlas. En cambio ¿ves?, Agustín “el verbenas, el capricho de las nenas” era un tunante de cuidao. Siempre era él quien las despachaba por una que estuviera más buena y por peor que las hubiese tratado todas deseaban volver a salir con él. Sip, me lo contaban a mí… durante todo un fin de semana, (o dos) , cuando se acordaban que yo era para ellas/os un amigo especial.
Los domingos me los pasaba con mi chaleco negro (aún llevaba luto por lo de mi madre) y una copa de coñac, de pie en mi habitación, apoyado en un estante cargado de libros mientras el amigo o la amiga me proponían actividades para el domingo siguiente, proyectos para los próximos meses. “Como a partir de ahora vamos a volver a ser como antes, los mejores amigos…” Yo todo lo aplazaba a sabiendas que en menos de cinco dias iban a creerse que habían encontrado su nuevo y definitivo amor y hasta que no rompieran no iban a volver a echar mano de mí jajaja

Una de ellas era Miss PowerPoint. La llamo así (en realidad se llamaba Teresa) porque era una adelantada a su tiempo. Miss Power Point era rubia de nacimiento (así decíamos en la época), y era capaz de ligar contigo sólo por “presentarte” a sus amigas: “Te presento a mi novio”… . Le encantaban las presentaciones, pasear arriba y abajo los sábados por la tarde por la calle Mayor y los domingos tomar el vermouth en la tasca más concurrida para poder acercarse al primer rostro que le sonase de algo y preguntar: “Hola, ¿Te he presentado alguna vez a mi novio?”. Miss Power Point acababa también pasando un fin de semana encerrada en mi casa. Lo cierto es que mis hermanas apoyaban las barbillas en sus bracitos cruzados sobre la mesa de la cocina y nos sonreían. A mi padre también le caía muy bien… pero yo sabía que la rubia de nacimiento tenía un padre Coronel. Agustín el verbenas salió una vez por piernas de aquella casa cuartel para Miss Power Point, pero mi padre consideraba conveniente hacer amistad con él para cuando me fuera a la mili. Entre unas y otros, los 52 fines de semana del año me sentía bastante acompañado, la verdad.

Sólo resultaba doloroso cuando, antes que desaparecieran hasta dentro de otros tres meses, deslizaban un: “tú tienes suerte porque nunca te has enamorado”. A la gente le debe encantar ser víctima de sus propios prejuicios porque, yo juraría que se me estaban notando las ganas de llorar.

, , , ,

Anuncios

11 Responses to Miss PowerPoint

  1. Gregorio Verdugo dice:

    Me parece excelente tu narración, Johny, tienes un estilo muy peculiar, que se me parece a los mejores fraagmentos de Muñoz Molina, muy conseguida y ni te cuento la de recuerdos que ha traido a mi mente, aquella época en la que los más aviesos a la enseñanaza sistemática y totalitaria del régimen optábamos por “examinarnos por libre”. Cuánto tiempo hacía que no leía o escuchaba esa expresión. Yo también pasé por aquello, por las pruebas de ingreso del renqueante régimen, cuando entrabas al instituto y parecía que te adentrabas en un mundo nuevo, distinto y diferente al que habías vivido hasta entonces. Fue cuando comenzamos a saborear pequeñas dosis de libertad y de independencia, cuando comenzamos a superar no sin dificultades nuestros primeros retos.
    En fin, toda una experiencia la verdad.
    Ah y no te linkeo, sencillamente porque ya lo hice hace bastante tiempo.
    http://www.enunblog.com/Aguirre

  2. yunzapito dice:

    ¿Con esos “amigos” quien necesita enemigos? De mis PowerPoint seguro que podrías desarollar un personaje para hacer una novela.

    Soy tan distraído que ni me había dado cuenta de que hoy es martes y 13 hasta que te he leído.

  3. Conejín dice:

    A mi me dejas siempre con la boca abierta. Que bien escribes recorcholis….Tu tampoco veniste a felicitarme ayer, sniffff…snifff
    Saluditos de tu amigo Conejín ·<;0)

  4. mireias32 dice:

    Miss PowePoint acaba de inspirarme un relato. Voy a ponerme manos a la obra antes de que se me vaya la idea. ¡¡Felicidades por tu blog pero, sobre todo, por tu forma de escribir! Besos y más***

  5. El Cuervo dice:

    Menuda personajilla estaba hecha aquella rubia de nacimiento, yo tambien estoy de acuerdo con los demas acerca de tu forma de escribir….Leo, oigo la musica, y me entra una apacible tranquilidad..

    me gusta esta frase

    “A la gente le debe encantar ser víctima de sus propios prejuicios porque, yo juraría que se me estaban notando las ganas de llorar.”

    que gran final, saludos!

  6. Wilde dice:

    Es que te ha quedado para la historia amigo. ¡A la gente le encanta ser víctima de sus propios prejuicios!; y es que como decía el genial Einstein, es más facil desintegrar un átomo que un prejuicio. A ti, felicidades por tan perfecto razonamiento; también me ha encantado!…

    1 saludo…

  7. carlos martinez dice:

    Tu relato como siempre una delicia, solo empañada porque eso mismo lo he vivido y me duele.
    Muy cierto lo de los prejuicios, y el que siga siendo actual, mas.

  8. JP dice:

    Muy buena la narraciòn .
    De los amigos podrìa decirte que me ha pasado lo mismo.
    Cuando se peleaban con sus novias , venian a buscarme ,nos ibamos de fiesta , se quedaban en mi piso. Luego se arreglaban con sus novias y ellas decìan que yo los habìa llevado por el camino de la fiesta, asi que me quedaba sin amigos y sin el whiskie que se habian tomado .
    SAludos

  9. Dammy dice:

    Madre mía, tú no eras un amigo, tu eras un hombro encharcao, jejeje, pobre Johny, el caso es que yo siempre he dicho que se aprende más escuchando que hablando, y eso contigo se nota en cada uno de los post que escribes. 😉

    Un blogabrazo mi coronel. 😉

  10. Jose dice:

    Creo que te entiendo, y es que yo he sido mas de que me cuenten las penas que de contarlas…

    Que dificil es la vida de los no enamoradizos…

  11. El Ratoncito Pérez dice:

    Menos mal que se inventaron los kleenex… Suele pasar con ciertas personas que sólo se acuerdan de tí cuando se llevan un chasco.
    Eso significa que confían en tí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: