Cuento de Haloween (chapter 2 )

Llovía un poco y había refrescado. Johnymepeino se cubrió con el impermeable, sin pensar en volver a la ciudad. Pero la lluvia arreció y se hizo de noche, miró alrededor en busca de refugio y hubo de aceptar entrar en la mansión. La puerta estaba cerrada pero notó que una ventana lateral se hallaba abierta y entró por ella.
Después de echar el impermeable sobre una mesa, se frotó vigorosamente con un pañuelo la calva mojada hasta sacarle brillo, pero un ruidito le hizo girar sobre sí mismo. Agazapado junto a la chimenea en aquel salón penumbroso, un escriautor maldito había estado intentando encender fuego. Suspiró aliviado al reconocerle: “¿Me ha seguido viejo?”. “No”, contestó sorprendido Johnymepeino. “Entré aquí porque me pilló la lluvia mientras paseaba”. “Lo mismo que a mí. Pero alguien me ha seguido… desde que salí de mi chalet”. Y se estremeció. “Vamos, vamos” rió Johnymepeino. “Te enseñaré a encender leña. De ese modo jamás arderá”. Se arrodilló como pudo junto a aquel Jamie Cullum vestido de cuero de las botas a las tachas del cuello, arregló el combustible y le aplicó una cerilla. Jamie Cullum hispánico se acurrucó frente a las llamas sentado en el suelo, con las piernas cruzadas de yoga, con los codos apoyados en las rodillas y sosteniendo la barbilla entre sus pulcras manos.
Entre ellos se había levantado un muro infranqueable. El autor maldito esperaba un viejo en las últimas obsesionado en vivir apurando cualquier gota de vida por amarga que fuera y se había encontrado una mirada penetrante de quien nunca había escrito sobre ningún tema sin haber experimentado antes. Por su parte Johnymepeino , tras el susto, esperaba haber encontrado un Sid Vicious con quien manchar las fachadas más nobles de la ciudad escribiendo poesía pero sólo halló a un hijo de la burguesía transgresor en la literatura tanto, cuanto adicto al mando a distancia y las comodidades en el secreto de su vida real. ¡Y mira que hay muchos en la RAE así!. 😉
“Busqué a la soledad para meditarla”, dijo el autor maldito, girando apenas el rostro y se le quedó mirando de lado. Una ráfaga de lluvia y viento embistió la ventana e hizo balancear la puerta de la cocina. El Jamie Cullum dió un respingo, sentado como estaba en el suelo y se puso de pie de un brinco. De repenté se oyó un ruido cercano, como el roce de telas cada vez más deprisa arrastrándose… ¡entre ellos y la chimenea!. “¿Qué es eso?. ¡Stiá viejo, viene a por mí!. “
to be continued…

, , ,

Anuncios

4 Responses to Cuento de Haloween (chapter 2 )

  1. cardavele dice:

    Jhony era viejo en experiencia y sabiduría pero atesoraba en su puber alma un espíritu de aprendizaje e iniciación como si de una inquieta Lolita se tratara.

    El viejo Jhony quería aprender desde el amanecer hasta el ocaso, desde el cénit al nadir, desde Oriente hasta Occidente.

    El viejo Cardavele también.

  2. Para, creo que voy a vomitar dice:

    Pues yo quiero que follen…

  3. Johnymepeino dice:

    En Buenos Aires todo es posible,
    juntos el Boca y el River Plate.

    Creo que voy a vomitar: Es que tú estás pensando en Johnymepeino y no enjohnymepeino

  4. Casshern25 dice:

    pregunta que no tiene nada que ver con este post, perdón, ¿A ti te deja actualizar el blog hoy? ¿y ayer? Ayer por la tarde hasta ahora he intentado insertar nuevas entradas y me da un error… ¿Te sucede a ti también? Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: