Cuento de Haloween (1)

El caserón sobre el altozano

La tortuosa carretera comarcal que le pondría a las puertas del asesinato, subía y bajaba sin descanso por las colinas. Cada curva le ofrecía una belleza distinta, nuevas orgías de color y, sobre todo paz. Los campos semejaban llamear en el esplendor otoñal; las manos de johnymepeino se descrisparon sobre el volante y, a penas sin darse cuenta fué moderando la marcha ante aquellas revelaciones inesperadas de hermosura.

Estaba ya anocheciendo, detuvo el coche y recostó la cabeza en el respaldo de cuero del asiento, libre de la tirantez que le endurecía la nuca. En aquella posición, se vió reflejado en el espejo retrovisor sobre el parabrisas y se estudió durante unos segundos: estatura mediana, peso mediano, complexión mediana y… sin rasgos peculiares. Su rostro resultaba contradictorio, boca suave y vulnerable y mirada penetrante de pintor. Apagado pero digno de confianza, pensó. Así soy, o al menos así había sido. Lástima que investigara en exceso. Allí estaba, frente a la mansión maldita.

Buscó una botella de bourbon por el salpicadero, tomó un par de tragos. Se sintió estimulado. Encendió despacio un cigarro, cuyo humo azul trazaba espirales azules en el aire antes de desvanecerse. En el crepúsculo otoñal que contemplaba se recortaban los arboles escarlatas, ocres, rojillos, amarillentos, con sus copas y las nubes doradas. Más allá, a una distancia próxima, un espacio en blanco en el que podía observarse las sombras de un viejo caserón: lóbrego, sobrecogedor y sumamente irreal en la bruma. De haberse dormido en el asiento, las pesadillas ya no le dejarían tranquilo hasta su muerte. ¿Habitaría en aquella casa “algo” que estaba provocando aquellas muertes?. ¿Descubriría una víctima virtual?. ¿Algún indicio del orígen de aquella “presencia” que nadie había logrado apresar antes que él, pero sin duda la causante de aquellas macabras muertes?.

Puso en marcha el vehículo, tiró la colilla pisándola con sus zapatos blanquinegros de claqué antes de cerrar la puerta sin despegar sus ojos del frente y recorrió el tortuoso camino que conducía hasta el caserón sobre el altozano.

to be continued…
, , ,

Anuncios

4 Responses to Cuento de Haloween (1)

  1. carlos martinez dice:

    Bién , bién esto promete. La foto de ese coche la tengo a tu disposición en mi bitácora, los zapatos son como los mios de baile y el escenario es…
    Mi casa. De verdad que me pone esto.

  2. LUIS AMÉZAGA dice:

    ¡Qué vergüenza, fumando al volante! 🙂

  3. Para, creo que voy a vomitar dice:

    Bien escrito, mantiene el suspense. Me gustó sobre todo el primer párrafo.

    Zapatos blanquinegros de claqué????? Supongo que eso sea parte del misterio! jaja

    Oye, precioso el vídeo… De por si tiene un título especial “La casa de las palabras”. Muchas gracias, en serio, me ha encantado. Yo sin palabras moriría, y aunque las ideas que se plasman son un poco tristes (algunas)me ha parecido un vídeo excepcional 🙂

    Un beso y gracias otra vez!

  4. Alberto A-P dice:

    Jhonny, ¿de dónde sacaste la foto antigua de Cupples House? Yo estuve allí en 2004 y me ha hecho mucha ilusión ver esa imagen de antaño…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: