Carta a María

Querida María. Si yo tuviera dos hijas como tú tienes dos hijos, les entregaría a cada una de ellas una edición de la Anábasis de Jenofonte. Es de hace 2.500 años pero ríete tú de ese manual del terrorista llamado Sun Tzú. Les contaría que ni locas adquiriesen ningún libro de auto-ayuda para bloggers, porque ninguno sería capaz de fascinarlas más que la lectura del famoso general griego superando de las adversidades echando mano de lo poco que poseía. Aquella noche los persas de Darío (diría saltando sobre la cama), lo tenían cercado, eran exageradamente mayores en número, ¿Cómo vencer a esa caterva de ociosos y malcriados persas a quienes se sonsideraban “genios”? Jugando los naipes que tenía, lo poco usado con personalidad, desbarata tropas. Les contaría que en estados unidos al imbécil que hace bullyng a un compañero de clase, se le envía de cabeza al psiquiatra. Aquí en cambio, tratamos a la víctima. Dile a tu hijo que allí un chaval denuncia su caso al profesor y el Estado le da la razón al niño y no al “acosador”. Le puedes decir que si dos compañeros le insultan por ser un niño adoptado y su piel de otro color, será porque él vale por dos. De hombre a hombre a cero. Si necesita ir casa por casa, puerta por puerta, corrillo por corrillo para “hacer una red” contra tu hijo… pues la verdad, será que no valen una mierda. Porque de uno a otro debiera bastar. Si se trata del todos contra uno, esos “todos” , juntos, no valen media ostia. Y tu hijo sigue en pié. Dile que el perfil del acosador lo obtienen según el tipo de putadas que realiza. Y así descubren, por ejemplo, que tu hijo no cuenta con ellos para ir al cine, y no se fija en ellos para acudir a una fiesta o un parque, sino que el acosador padece dependencia psicológica de tu hijo. Porque tu hijo va a la suya y es el otro niño-otros niños los que van detrás de él, luego él marca el camino y los otros le siguen como las crías de perdiz a su Padre.

Dile que un niño se caía y se levantaba enseguida sonriendo y eso enfureció a su acosador. Al final resultó que de pequeño a su padre le ponía cachondo oirle llorar (al acosador) cuando su padre, como una gracia, lo abandonaba en la carretera de noche para “hacerse querer” y oírle cómo le llamaba cuando se alejaba con la moto (entonces no tenían copihue-coche). Fuera de España los acosadores son declarados “enfermo mental” y a los chavales capaces de ir a la suya no obstante el acoso les denominan “niño liberado”, puesto que no necesita de la aprobación del grupo para montarse su propia vida. Son los del bullyng los que alucinan con tu hijo: porque es de otro país, porque poseen otros matices sus palabras, o acaso por la policromía de su mirada.

Si yo tuviera dos hijas igual que tú tienes dos hijos, María, por las noches les leería “Vidas ejemplares” para inmunizarlas contra las cotillas/acosadores/tarados y otros “geeeeeeeenios”. Les contaría que los asesinos de Viriato : Audax (Tito Bivio), Miruro y Aitalco pasaron a la historia como los que le traicionaron, sí… pero también como gilipollas. Mujer, puestos a pasar a la historia ¿Pasar por tarado, por cizañero, como un Hitler, Pinochet, Idi Amín Dadá, Josu Ternera?. Pues les explicaría que todas esas cosas son las niñas que se unen a la masa para hacer bullyng.

, , , , , ,

5 respuestas a Carta a María

  1. byrongio dice:

    Hola hombre, me ha gustado mucho este post…
    Pensandolo¡

  2. maria dice:

    A mi también me ha gustado. Muchas gracias, me he quedado sin saber que teclear.

    besos.

  3. Maik Pimienta dice:

    La crueldad de los niños no conoce límites. Despues les crecen los ramajes sociales -no a todos-, y parecen buenas personas, pero esconden la mala hostia.

    Yo particularmente, sacando el energúmeno que llevo dentro, iría por las escuelas con un lanzallamas quemando a todos los niñatos que se aprovechan de la inferioridad de los otros para implantar, como en la selva, la ley del más fuerte. Claro que antes habría carbonizado a sus progenitores.

    Un abrazo Johny.

  4. Anonymous dice:

    Mi hijo de 12 años baja al patio de la casa a jugar con otros vecinos. Ha tenido algunos problemas con varios niños que lo insultan muy fuertemente, le han llegado a pegar. Con algunos ha respondido a los ataques, con otros no por que existía diferencia de edad y tamaño.Hoy ha subido a casa al poco rato de bajar a jugar, lloraba, y no ha querido volver a bajar, dice que no quiere bajar más. Es una pena, porque se que la mayoría de las veces pasa con otros niños muy buenos ratos. El caso es que creo que ya no puede soportar más las humillaciones. Le agradezco mucho la “Carta a María”, creo que se la enseñaré mañana para que se reconozca en ella cuando se habla del niño “liberado”, que no necesita de los demás y de su continua aprobación, y para que reconozca en el “tarado” a sus acosadores. Un millón de gracias. Ana

  5. Johnymepeino dice:

    Que baje a la calle, es justo lo que no quieren los otros niños (inconscientemente). Si baja, ellos han perdido.

    Que juegue solo,si no le aceptan: que haga footing, pasee el perro… delante de ellos, en la calle. Y que se fije siempre en lo que le dicen: podrá averiguar cuál es la tara de cada uno de esos chicos.

    Si encima traba amistad con una chica ni te cuento: se pudrirán de envidia. Transformers me gustó en ese sentido, yo también me suspendería de los árboles😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: