Miercoles Santo

Fue en el horno donde se escuchó decir por primera vez: “Parece ser que lo están investigando. Yo, saber saber, a ver si me entiende, yo no sé nada, pero decir se dice que es bruja. Y cuando el río suena… Parece ser que vino aquí huyendo de problemas con la justicia. He conocido personas que la conocían de antes y parecen confirmar mis sospechas. Es violenta, practica la magia, y hay personas que tienen pruebas de haberla visto en la marjal frecuentando otras prostitutas. Bueno… la persona (muy seria, su marido el policia) , la persona que me lo ha dicho dice que, por lo menos desnuda iba. Ahora, digo yo que si se desnuda y precisamente allí… está claro que… otra cosa no puede ser. Le suministra al pobre chico un brevaje de brujas, los escalofriantes secretos de la nigromancia. Le ha transformado en un zombie, le ha hecho perder la voluntad con sus malas artes y por eso el pobrecillo del novio sólo ve por ojos de ella. Por cierto, usted no vaya a decirle a nadie lo que le acabo de contar… Es que si hablamos con él va a creer que no le queremos, preferimos ir haciendo camino antes de que ocurra una desgracia.

¡Anda la gandula!, ¡Cómo se las había apañado aquella monjona para tener engañado a todo el mundo!. Haciendose la mosquita muerta. La santita que parecía que nunca había roto un plato. Entre ella y aquella bruja de su hermana qué bien se las habían apañado para quedarse con lo que siempre Ojirris había codiciado para sus hijos. ¡La muy…!
Fue en el horno, primero a escondidas, en secreto, casi con miedo, alguna lagrimita para disipar sospechas, después por todas partes y a gritos, hasta que corrió por todo el pueblo como un reguero de pólvora. La misma gente que antes, obviando los ultramarinos, se alegraba en las pocas ocasiones en que ella pisaba la calle para saludarla, ahora la imprecaban en voz alta para que se las oyera bien: “Nada chica, que estaba claro que lo de empezar a salir juntos no podía haber sido así porque sí”. “Claro, ahora ya se comprende”. “Ves y fíate de las mosquita muertas y te saldrán esto y tal otra cosa”.

En el pueblo fue creciendo el rumor y hasta los hombres que al principio habían hecho callar a sus mujeres acabaron , como siempre, haciendose de su misma opinión. En la taberna ya lanzarían alguna “puñá” (puñalada). La chiquillería que escuchaba en su casa aquellas conversaciones tan “formativas” por parte de madres y padres entregados a la maledicencia y frivolidad, cuando la veían por la calle o en compañía de sus dos hermanas pequeñas de 8 y 10 años , descarados como sus madres, le gritaban a Isa: “A la bruja, a la tía bruja.”

Un día de miercoles santo, en la oscuridad de la noche, tras haber invitado a la maritrabajadora de la CCSI, La Ojirris le puso un sobre con dinero en la mano y la apretó, cerrándola, para que no se le callera.

, , , , , ,
Anuncios

2 Responses to Miercoles Santo

  1. Torghest dice:

    bruja!! a la hoguera!!!….
    joder… antiguamente te pillaban manía cualquier pieza de esos y te arruinaban la vida…
    a mi la semana santa no me gusta… pero a ti parece que sí, jejeje le estas dedicando un post por día… eso es devoción jejejeje.

  2. Johnymepeino dice:

    No te quedes sin contemplar la tragedia que se avecina je,je,je…

    Y sí, ojalá en vez de quemar en la hoguera a los acusados se quemaran vivas a las lenguas viperinas, cotillas, murmuradoras, instigadoras, ¿Verdad que el mundo sería mejor? 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: