Ramos

Cuando era joven y ponía las hojas o la flor de mis primeras ilusiones, entre hojas de libros, que visitaba a menudo para reavivar los recuerdos que me traían, seguía el proceso de momificación, la pérdida de color y el desvanecimiento del aroma. También me entristecía contemplar la impronta que definitivamente había manchado las páginas, entre las cuales dormían hojas y flores.

Pasaba el tiempo y lo que había querido convertir en eterno en mi recuerdo, se había ido borrando día a día. Aquel goce, aquel amor platónico, aquella ilusión, aquel deseo. Al igual que las hojas, todo había ido perdiendo turgencia vital, savia, perfume. Al igual que los restos vegetales, se había hecho ceniza, estaban muertos.

Cuando uno va llegando al final de su vida y, como hoy, regresa a “la casa de vacaciones” , vuelve a abrir aquellos libros donde guardó las hojas y la juventud. Como está tan seco, apenas lo miras se hace polvo. Personas, paisajes, imágenes, animales, sucesos, amor y odios, goces y desengaños, buenos y ruínes, lo que duró tanto y lo que duró tan repoquito… Todo va desfilando ante los ojos. Lo que se conserva en perfecto estado en la memoria, lo que queda tan borroso que cuesta Dios y ayuda identificarlo. Los recuerdos no aparecen por orden de importancia.

Las hojas cuando se momifican, dejan ver la maravilla del entramado de sus nerviosidades que recuerdan las vidrieras de una catedral. Vacaciones de Semana Santa. Ya estoy en la casa de Castellón. Desayuno ahora mismo en la biblioteca de esta casa. He abierto un libro al azar. Me gustaría (quien seas) estuvieras aquí. Pero los platónicos amores no se realizan. Lástima me da tu piel y no la mía. Y eso que parezco una hoja mortecina. Pero aún sabría amar. Montaña. Mar.

, , , , , ,

7 respuestas a Ramos

  1. titto dice:

    Tengo el recuerdo de mi hermana guardando las hojas y flores dentro de los libros, y su extricta prohibicion de abrirlos jamas. Recuerdo el cuidado con el que los abria, lo miraba, y lo olia. Su gesto.

    quiza algun dia mi hermana viva los mismos sentimientos que tu.

  2. velice dice:

    Yo sólo tengo un clavel en un libro y lo guardo con recuerdo. Pero si tengo mucho aprecio a una rosa la seco para poder tenerla en el jarrón siempre sin que se estropee ^^

    PD: Lo que me gusta del Domingo de Ramos es que hay que estrenar algo xD

  3. Johnymepeino dice:

    Efectivamente: El que no estrena en Ramos, se queda sin manos. 🙂

  4. LUIS AMÉZAGA dice:

    Cuando los libros traen recuerdos del lector, son un éxito para el escritor.

  5. iralow dice:

    Como se guarda una bombilla de colores entre las hojas de un libro?…no huele, pero los recuerdos siguen siendo igual de luminosos…si ves a un niño rubio de ojos de gato por castellón, preguntale si se llama Andrés…y si recuerda las luces de verbena.

    Besote

  6. Michi dice:

    Nice post Johny

  7. Johnymepeino dice:

    Gracias.

    Gracias pero… me confundís completamente. Lo que considero importante para mí, no lo es para vosotros. En cambio estas cosas que son… hormonas a tope primaverales de viejo en acción (y de las que me avergonzaba confesar)… O_O

    ¡os gustan?

    vaaaaale, No problem: os quiero igual :DDD Asias😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: