Dos hermanas

Eran hermanas, dos señoritas delgadas y guapas, de mejillas encarnadas, frágiles y delicadas. Tenían el color del romanticismo del paisaje en primavera, envueltas de un jardín de fuentes rumorosas. Tenían las manos finas, ágiles con las que hacían que los ramilletes más difíciles de vender acabaran en manos de las novias más reacias o de las niñas dubitativas. Un guiño al novio o al marido o un susurro entre ellas: “El mejor bouquet según y para quien sea” hacían que las de manos gruesas se llevaran flores grandes como tomates, o “Bandolinas” o “Gallitos”. Con la clientela más selecta que paseaba a la fresca en aquellas tardes de Semana Santa por el paseo al mar, echaban mano de las violetas o de los pensamientos, si estaban de duelo, y si nó de las margaritas desmayadas. Mientras, la más menuda fijaba sus ojos en un pajarito posado en un rosal y ella se creía en un cuadro de esos de chinos caminando entre tallos de bambú.

Pasaron muchos años, cada vez más rubias, más delgadas y languidecieron con el poético desmayo de la flor olvidada en el búcaro. En una ocasión no vinieron teñidas, aparecieron con los cabellos blancos, como ya renunciando a todo, definitivamente viejas. Al año siguiente sólo vino una, la otra había muerto y la que quedaba, como un arbol que entrecruza raíces con el de al lado, murió también, al sentirse sola cuando la otra dejó de vivir. Y no aparecieron más las señoritas del puesto de “Bouquet Floral San Dionís”.

Toda una vida vendiendo detalles para las enamoradas, presenciando prolongadas miradas y sonoros suspiros de amor, sin sentir jamás sus finas manitas aferradas por las más firmes de un hombre, la fuerte emoción de ser ellas las causantes de los melindres escogiendo el ramillete, o terracotita según el viejo rito aprendido a fuerza de tantas veces venir en Semana Santa, a poner el puestecito de bouquet en el Paseo al Mar, allá por 1950.

, , , ,

Anuncios

3 Responses to Dos hermanas

  1. LUIS AMÉZAGA dice:

    Dos hermanas y un destino de flores ajadas por la melancolía de una escena mil veces repetida. Que digo yo porque me las imagino en una terraza acristalada.

  2. Marta dice:

    Jo que bonito… y que triste…

  3. Johnymepeino dice:

    Bravo 🙂

    El año que viene el título será el comment de Marta. La introducción y la reseña el comentario de usted Don Luis.

    Asias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: