Madrid


El viejo reloj
que de la pared colgaba
a un lado del silencioso salón
marcaba las cuatro y media de la tarde.

El sol…
Madrid soleado
al igual que el silencio…
Madrid callado
mostraba la ciudad:
en su sobremesa desierta
de calles vacías
aceras sin gente.
El sol de Madrid
resplandeciente
radiante en invierno
de nubes ausente
bañando fachadas
trocando cristales de viejos edificios
en vidrieras iluminadas.

Las 4:30 de la tarde de un soleado y melancólico domingo de invierno,
en el salón de un viejo piso de Pintor Rosales.

Y el sol
y el silencio
y el invierno
y la melancolía
penetraban a través de los dos grandes ventanales
que aquel viejo salón presidían.

El joven somnoliento, entristecido (no sabía por qué), preocupado, ladeó la cabeza… entornó los ojos y tras unos instantes… sonríó y se quedó dormido.

Anuncios

4 Responses to Madrid

  1. Jose dice:

    Que bonito Madrid 🙂

    Claro… que que voy a decir yo 😛

  2. Johnymepeino dice:

    El de hoy ha sido biográfico 😉

  3. titto dice:

    y se nota.
    ese eres tu.

    por cierto: quiero pelar patatassssss

  4. Johnymepeino dice:

    El que se queda dormido no soy yo 😀 Faltaría plus.

    Yo más que pelar patatas, quiero tener ocasión para ponermela 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: