Martes de Navidad (II)

Bueno pues esta es la portada alcohólica de la semana. Faltan dos que ¡oh cielos! ya cayeron este fin de semana, ya te digo, la fiesta continuó luego en casa😉 pero el resto he procurado que se conserven sanas y salvas para poderoslas mostrar. ¿Sabeis cómo empezó esto verdad?. Pues vereis, hace mucho,muuucho tiempo, los curas pedían limosna para los chinitos y los negritos. Los socialistas (esos señores laicos y ateos) combatían eso de la hucha diciendo que limosna no, que justícia, y que además el dinero se lo quedaban los curas.

Años más tarde, sí hijos sí, sigo hablando de la Caja de Navidad, llegaron las Unicefes pero entonces los socialistas decían que de cada millón de pelas que se recogían para los negritos no les llegaba ni la mitad. Además se empeñaban en que no había que dar pescado a los pobres sino enseñarles a pescar. Apuntaros esa para cuando vais a un restaurante de Rubielos de Mora y os presenten un “Cocotte de guacamole con ostras sobre lecho de endivias y salsa trufada” (Típico del hotel del Castillo) : “No, no, no me sirva. Total, son las tres y media. Deme primero un curso de comida y cuando aprenda así sean las diez de la noche ya comeré”.

Unos cuantos millones de muertos de hambre después, nacieron al amparo de las misiones las ONG’s que… cosas de la vida… seguían pidiendo dinero para los muertos de hambre. Entonces dijeron que la mayoría de ese dinero se lo gastaban en mantener sus organizaciones y “sobre todo” que es que los negros, cuando gobiernan, son todos corruptos.

Vaya, que se gastan la ayuda en alimentos en cambiarlo por petróleo, o compran helicópteros que se caen a cierto país europeo que necesita saldar las deudas de un importante partido.

A la derecha ni la nombro porque, ¿Hambre?. ¡Ah sí, la anorexia dices! ¿no?. Jo tía yo es que no soy racista ¿sabes?, pero como dije en el programa de Channel 4: “No somos racistas pero tienes que reconocer que un negro es un apagón de hombre”.

Sobre cadáveres y cadáveres de muertos de hambre (es mentira que sólo mueran niños, tambien adultos, y ancianos -menos- pero la tragedia les sigue dando igual), los fueron usando de escombros y consiguieron el estrecho cruzar. Ya tenemos en nuestras ciudades y en nuestras calles a los muertos de hambre. ¿Y qué ven sus ojos?. ¿Ein?. ¿Qué ven?. Pues el dantesco espectáculo de un país socialista, laico y ateo pero que con excusa del cumpleaños de Dios los ricos se regalan entre ellos cajas de bebida y alimentos, mientras que en las calles -completamente adornadas de navidad- duermen entre cartones, sufren, les suenan las tripas y ateridos de frío siguen, con hambre, los negros contemplando como nosotros celebramos “laicamente” nuestra “atea” navidad. Y el año que viene volveremos a echar la culpa de las fiestas a las religiones, o diremos que “por mí, es una fiesta que si quitaran del calendario no pasaría nada”. Y los kilos de grasa que llevas a cuestas y el colesterolazo que calzas, tampoco te pasaría nada si, como no te gustan las fiestas, devolvieras las cajas, los obsequios y las zarandajas.

Y esta es la historia de por qué en Navidad nos regalamos cajas con comida y bebida entre los opulentos. Y como éramos pocos y parió la Mara Torres, la cadena Polanco-cadena SER preguntará a sus laicos y ateos oyentes esta noche: “¿Qué pasa cuando en la caja no viene el jamón?”. Jo tía, de verdad Mara tía, osea tía… encima un chiste tía ¿vale?. Mejor algo incendiario pero no grotesco: la gente muere de hambre y los/las “progres” de la Alianza de civilizaciones /¿Jamones? dicen: “¡Y un jamón!”.

Es guapa, como Paqui Ramos… pero su voz ayudaría a muchos más.

10 respuestas a Martes de Navidad (II)

  1. Jose dice:

    Esto…. casi hubiera preferido que nos contases simplemente que llevaba tu caja (yo por cierto no he tenido, ya ves) por que me he perdido en el resto…

    Pos nada, a disfrutala (la caja) con salud. Y buena compañia😉

  2. would dice:

    Joder, es que un jamón es un jamón. Yo pienso comerme el mío escondido en un rincón para no tener que compartirlo con nadie.

  3. pabloelblanco dice:

    Desgraciadamente así son las cosas, y parece que no somos conscientes de que ocurran. Al parecer estamos más cómodos si no pensamos en ello.

    Saludos

  4. Marta dice:

    ES más fácil mirar para otro lado.
    Por desgracia creo que esto no cambiará nunca.
    ¡Qué triste!
    Saludos

  5. iralow dice:

    Joder Jhonny!!! Que incendiario estabas!! Pero tienes razón en casi todo…aunque algunos nos hemos infiltrado entre el “enemigo” y hacemos lo que podemos para cambiar las cosas sin que se nos note mucho que somos unos “progres de mierda que no ganamos ni para comprarnos un piso,vhdw y qué…”. No te lo tomes tan a la tremenda, el problema es que hoy por hoy para mandar no hay que ganarse el respeto de nadie, solo su ignorancia…

    besotes

  6. iralow dice:

    sigo siendo torpe, el “vhdw” no era parte del mensaje…ni tampoco nada a analizar por la CIA

    Más besotes

  7. El Primo Ralsa dice:

    “hoy para mandar no hay que ganarse el respeto de nadie, solo su ignorancia…”

    Acertadísima y sapientísima cita, Iralow. Digna de libro.

    Mi punto de vista:
    Personalmente no creo que una festividad tenga que tomarse a la tremenda porque la gente se sienta entusiasmada ante ella. Lo cierto es que el folklore es así en todas partes. En una tribu de aborígenes, por ejemplo, también derrochan excesos en sus fiestas folklóricas. En India, por otro ejemplo, hacen del gasto y del exceso una virtud festiva (se pasan de rosca muchísimo más que nosotros, sobre todo en las bodas). Todos los pueblos tienden a comer y beber más en sus días señalados, a sacrificar sus mejores animales y sacar más de sus mejores vinos para los festejos si son pueblos rurales y tribales y a gastar en más comida y más regalos si somos pueblos industrializados. Seamos honestos y analíticos; podemos cantar críticas a esta costumbre tan humana, e incluso en un ejercicio, equívoco a mi parecer, de coherencia progresista podemos dejar de comer especialmente y de regalar especialmente. Pero no veremos que ningún necesitado ni habriento deje de estarlo por ello. Un exceso folklórico no significa nada. Es lo cotidiano lo que tiene una significación seria, por lo que me parecen algo errados o falaces (según el caso) los típicos cantos antinavideños.
    Como por ejemplo: “voy a dejar de comer con mi familia una comida especial y voy a abstenerme de hacerles regalos en esa fiesta folklórica (para los religiosos: es de origen pagano pero eso ahora no viene al caso)pero seguiré :…gastando miles de euros al año en fumar, cerca de 60 euros cada fin de semana en copas, “xtantos” euros en “otras sustancias”, cambiando de ropa cada temporada aunque la que tengo esté nuevecita, gastando “otrostantos” euros semanales en la peluquería, etc, etc….¿me explico?
    De todas formas no me tomen a la tremenda, no es una recriminación. Es muy humano criticar lo puntual en vez del absurdo exceso cotidiano. Nos solemos quedar más tranquilos y nos permite seguir con el despilfarro habitual algo más relajados.
    Un saludo a todos.

  8. El Primo Ralsa dice:

    Por cierto, necesito que se separe laico y ateo de socialista. Yo soy laico y agnóstico y no socialista.
    Gracias otra vez.

  9. Johnymepeino dice:

    En este blog, primo Ralsa, se respeta a los navideños como a los enemigos de la Navidad. El acento de mis embestidas suelen ser los oficialmente denostadores del derecho de las pobres gentes a celebrar su navidad con turrón y villancicos, pero que luego no se pierden ni un sólo sarao navideño -eso sí- para gente exquisita. Usurpan una fiesta que no es de ellos. A Manuel Saco, mismamente, se le puede leer que como los ateos no tienen fieta cogen la que les da la gana y le dan el sentido que quieren exigiendo el derecho a comer/beber y derochar como les venga en gana aunque sea navidad.

    Riqueza-pobreza: Me da igual que sea por dios, por el socialismo, por la racionalidad o por el orgullo de haber nacido de coño humano (cada vez nacerán menos así). El argumento, querido primo, es que desde las filas de los denostadores de la Navidad se arremete contra: Juguetes en la noche de Reyes (obvian Papá Nöel que pone imagen a los primeros anunciones de temporada que hablan de la magia de la navidad, la ilusión de los niños, etc); cenas en Nochebuena, decoraciones caseras y belenes. Lo oponen a los niños que mueren de hambre.

    Mi post (malestructurado, como de costumbre) devolvíales la pelota: Comidas pantagruélicas de empresa, borracheras ad hoc, precios prohibitivos en Cotillones, regalos de empresarios a partidos y sindicatos y su correspondiente viaje de vuelta, y las cajas de comida que entre los satisfechos se obsequian en plan “a ver quien la tiene más larga”. Esto es: ¿derroche si amas la navidad pero “unos regalitos de nada” cuando la odias?. Cuando acaban las fiestas el común denominador es que habría que suprimirlas porque por culpa de la religión se derrocha y se engorda un montón.🙂

  10. El Primo Ralsa dice:

    Y es que echarle la culpa a una fiesta o no por lo que hacen mal ALGUNOS humanos no tiene mayor sentido ¿verdad? No critcaba tu post, por cierto. HAbía cogido el mensaje pero me pareció buen punto de partida para dar mi idem de vista sobre navidades y folklores y las críticas que suscitan independientemente. El homo occidentalis adolece mucho de exceso de autocrítica por cosas que no son más que humanas y comunes a todo pueblo, cada uno acorde con sus características. Aldea pequeña, consumo pequeño… mega ciudad, mega consumo. Pero nada nuevo. Eso para los críticos falaces y enemigos de la navidad. Para los navideños…la fiesta, como folklore arraigado en una sociedad, es de todos. Ya se celebraba antes de la llegada del cristianismo (de ahí vienen los colores, árboles de navidad, acebos y adornos). Y si está arraigada es por que se obligó a asumirla como es a la fuerza. A errores pasados consecuencias presentes. La idea es disfrutarla juntos ¿No sería triste que se creen bandos también en torno a ésto?
    Felices fiestas y año nuevo a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: