Qué somos (II)

De niño le habían transmitido la idea del: “Si eres malo nadie te querrá”. Y cometió la equivocación de pensar por ello que: “entonces si soy bueno me querrán todos”. Ley que implicaba que hasta los seres que dijeran amarle de verdad se mostrarían como jueces implacables, siempre dispuestos a pronunciar un veredicto de culpabilidad en cuanto abriera su corazón manifestándose como era en realidad. Superiores y amigos, como policías perpetuos, al acecho de sus sentimientos. Gente “buena” con quien nadie desearía encontrarse, al menos así se imaginaba en ésta última tarde de su vida a Dios.

Una de las enfermeras había entrado en la habitación y él le dijo como pudo: “¿Puede hacer algo por ayudarme?”. Ella respondió: “Puedo hacerle un tratamiento que es llama masaje terapéutico”. Él respondió: “Por favor, hágamelo”. La enfermera inició el suave masaje que empezaba por el cuello, las cervicales, siguiendo por los costados, la espalda y desde la cintura regresó al cuello del joven moribundo. En un momento determinado, a él se le volvieron los ojos, y ella pensó que estaba apunto de morir, pero continuó con lo que estaba haciendo.

Cuando acabó, él abrió los ojos humedecidos y dijo: “No sabe usted lo que acaba de hacer conmigo. He experimentado por primera vez en mi vida un amor incondicional”. Y murió esa misma noche.

Si nunca nos hemos sentido incondicionalmente amados, nos queda mucho trabajo que hacer, porque eso es lo que en realidad somos. Lo que en realidad necesitamos para ser feliz, lo que en realidad ansiamos aunque le demos otros nombres o establezcamos otras formas de relación. ¿Quién negará que es esto lo que se esconde también tras las poco frecuentes, pero intensísimas, relaciones de amistad/amorosas que se viven sólo a través de internet?, (por las distancias insalvables); Donde no hay tacto, compensación física, compra-venta soez, ni presunción ante los allegados. Tan sólo… corazón con corazón.

Pd. Dedicado a JV. Nieto protagonista de esta historia… donde quiera que ahora estés. A Fredy Mercuri del que ayer se cumplieron 14 años de su muerte por la misma enfermedad. A cuantas/os terminales, minusválidas/os, “apestadas/os” en definitiva que por no tener una salud, un cuerpo o un rostro “adecuados” son ignoradas/os de nuestros googletalks, messengers, mails, chats… y se disponen a afrontar otra Navidad bajo el estigma de la exclusión social, Sin haber experimentado lo que es UN AMOR INCONDICIONAL

Anuncios

5 Responses to Qué somos (II)

  1. Para, creo que voy a vomitar dice:

    Estoy completamente de acuerdo contigo en tu concepto de amor incondicional y en las ideas que nos aportas.

    Muy emotivo lo del masaje de la enfermera y la contestación de J.V.

    Tengo la suerte de haberme sentido ( y me siento) incondicionalmente amado, tb he amado incondicionalmente… Espero que no se me olvide nunca,por si acaso, gracias por recordarmelo/recordárnoslo.

    Un saludo 🙂

  2. Johnymepeino dice:

    Y a vosotros que, de un modo misterioso poblais mi cabeza con vuestros pensamientos. No sé cómo es que llegan pero llegan.

    Y sip. A mí se me mojaban las campanas de los vaqueros… 😀 llover…

    Abrigaos chicos, esta noche es Navidad 😉

  3. rober dice:

    Eso sería lo ideal: que nos amesen tal y como somos. Y también amarnos nosotros a nosotros mismos tal y como somos. Acceptarnos en definitiva y acceptar a los demás. Acceptarlos y quererlos sin juzgarlos. Me ha gustado mucho tu relato.
    Gracias por tenderme tu mano en mi blog. Ya te enviaré algun mail. Por cierto, nadie se me ha quejado de que no se lea bien y curiosamente todos los comentarios y mis post los leo perfectamente y en cambio tus comentarios me salen un poco ininteligibles. Así que digo yo que tal vez el problema esté en tu ordenador. De todas formas como nunca se sabe, cuando escriba el próximo post, me aseguraré de preguntar si los demás lo leen bien o mal. Has mirado si lees bien otros blogs de chueca?
    Un besazo

  4. Lalu dice:

    che me ausento unos dias y vos te escribis la Biblia entera!!! jajjaaja

    saludos

  5. Joselu dice:

    Interesante relato el tuyo. Me ha gustado la idea de esa relación tan íntima que se produce entre nosotros, los blogueros, sin conocernos, tan lejanos y tan cercanos, corazón con corazón. El mundo a veces es frío pero en estas páginas notamos calor. En la distancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: