Adelantado

Entre los legajos que almaceno desde que inicié la terapia del “vueve a escribir aunque no te apetezca, debes hacerlo siquiera por obligación”, se encuentran mis “notas del amado amor” .Anotaciones surgidas aquí y allá, en momentos de tardes soleadas de este bendito otoño, noches de silencio en duermevela y tranquilidad de ánimo mientras la que duerme es la la ciudad. Escritos de servilleta de cafetería “in” recién inaugurada (Lo de escribir en servilletas de papel quién me ha visto y quien me ve). “Es obligatorio”. Por ello trato de cumplir con mi filismorris privado. Es cierto que los post se agolpan en mi corazón, muchos, reveladores, apasionados. ¡Oh sí!, ¡Yós con cuanta pasión y encima luchan por plasmarse en un escrito!. Pero por otro lado, llevo meses con ánima penosa. Palabras en fuga, oraciones imposibles de completar. Párrafos en extrema rebeldía. Renglones numantinos dispuestos a autoborrarse para siempre, decididos a desbaratar la sequía de mis ojos como se me ocurra escribirlos. Antes prefieren desaparecer con la misma premura que surgieron, que dejarme contar lo que me ha estado pasando, lo que me pasa, lo que creí que me iba a pasar y lo que un “NO” ha impedido para siempre que ocurra. Maldita sea la Ojirris. Maldita su necesidad imperiosa de invadir ámbitos extraños a su vida, o… como dice filismorris: escapa de su frustada existencia y necesita la vuestra para reconciliarse consigo misma. No sé. Tan sólo disfruto este Martini on the rocks frente a una cala en absoluto desierta: está el mar, está la brisa, está el sol, está el ordenata y -modestia a parte, estoy yo.

Cirilo Amorós despertó esta semana con una tienda: “Adelantado” se llama. Un brindis en su honor, ha inaugurado su ambientación navideña temporada 2005-2006, aprovechando el rodaje del anuncio de la lotería de navidad. Se emite a partir del 8 de noviembre, insisito. Está encantadora. Ayer tuve que :S pasar un momento a un Carrefour: ya hay pasillo de turrones (colesterolítico del Quebec). Y hoy sigo mirando hacia atrás, saboreando todos y cada uno de los meses de este año que ahora inicia su crepúsculo. Y doy gracias. Si bien es cierto que he podido ofrecer mi mano a cuantos a mi alrededor han sufrido, hoy, guardo silencio respecto a mi dolor. Ellos salieron. También saldré yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: