Home

Si es cierto que la melancolía abraza, en estos momentos no estoy sólo. Este primer sábado de octubre ha transcurrido en silencio, a golpe de sol, brisa fresca y escuchando “Home“. Me ha sabido a gloria. Cae la noche, pero no cierro nada. La luz apagada, tumbado en mi cama aún sin desvestir, las luces de la ciudad -a lo lejos- palpan las sombras de mi habitación. Qué suave cantas a mis oídos melancolía. Sigo siendo feliz.
Por mí, podría acabarse la vida esta misma noche. No obstante tendría sentido.
Estoy en casa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: